He aprendido

He aprendido que la vida no es blanca o negra, que también existen los grises, pero que no todo el mundo es consciente de ello. Vivir en un mundo gris es sinónimo de sobrevivir.

He aprendido que la vida es un continuo día de Carnaval, en el que cada cual se calza su mejor disfraz para no ser reconocido. Y el mejor disfrazado, es el único capaz de poder vivir en paz.

He aprendido que la vida es una cadena compuesta por eslabones de pequeños detalles, si tú pierdes uno puedes seguir con normalidad pero, con la pérdida de varios, la cadena se viene abajo y el coste por arreglarla te sale mucho más caro.

En definitiva, he aprendido que para poder ser feliz en esta vida, tan sólo es necesaria la elección de un buen disfraz, de color blanco o negro,y una cadena formada por pequeños eslabones rellenos de ignorancia.

 

 

 

Blog

La vida

La vida, esa rueda que gira y gira y que nunca se detiene para poder mirar atrás.La vida, ese tren formado por vagones donde, cada uno hace referencia a una determinada etapa repleta de significados diferentes. Tú eres dueño de ese tren, tú decides qué vagón quieres mantener y cuál va siendo hora...

Mujer de acción

   Las palabras no se las lleva el viento. Quedan clavadas en tu mente con forma de incertidumbre e ilusión. Son pequeñas pinceladas de esperanza que, en muchos casos, no se llegan a cumplir. Y que pueden causar en la persona un sufrimiento mayor al de cualquier acción. Sin embargo, la...

IMPORTANCIA DE LOS PEQUEÑOS DETALLES

Todo pasa. Pasan las horas... Pasan los días... Pasan los problemas… Pasan las personas…Y cuando vuelves a mirar el reloj ya es hora de tomar una nueva decisión. Pero… ¿Qué es decidir? Siete letras fáciles de escribir pero difíciles de conseguir. Guiarte por tu corazón y hacer caso a la intuición,...

cenicienta

Hubo una vez una joven muy hermosa que no tenía padres. La criaba su madrastra junto a sus dos hijas. La hijastra era quien realizaba los duros trabajos de la casa. Sus vestidos siempre estaban manchados de ceniza, por ello la llamaban CENICIENTA. Y mientras Cenicienta fregaba, su madrastra y...

He aprendido

He aprendido que la vida no es blanca o negra, que también existen los grises, pero que no todo el mundo es consciente de ello. Vivir en un mundo gris es sinónimo de sobrevivir. He aprendido que la vida es un continuo día de Carnaval, en el que cada cual se calza su mejor disfraz para no ser...

Urna de cristal

Creces en una urna de cristal, con príncipes y princesas a tu alrededor, y con asistentes que te saquen de un apuro si estás en problemas. Todo es felicidad y no te paras a pensar en ningún momento que todo puedo acabar. Todo principio tiene su fin, pero es decisión de cada uno el vivir en la...

egoísmo

He llegado a aborrecer preguntas que no dan pie. ¿yo qué tengo que ver?¿yo que quieres que haga? cinco palabras usuales que escondes egoísmos habituales. Formas elegantes de decir: tus palabras no me importan  mí, respuesta para ellos no tengo y  yo problemas también padezco. Pues bien,...

Blog

La vida

La vida, esa rueda que gira y gira y que nunca se detiene para poder mirar atrás.

La vida, ese tren formado por vagones donde, cada uno hace referencia a una determinada etapa repleta de significados diferentes. Tú eres dueño de ese tren, tú decides qué vagón quieres mantener y cuál va siendo hora de soltar y dejar marchar. Pero eso sí, una vez lo sueltes, asegúrate  de que nunca más regrese a ti.

Sé que resulta muy fácil proferir o plasmarlo aquí, lo complicado llega cuando un conjunto de sentimientos se apoderan de ti. No es difícil dejar ir ese vagón con el que no quieres seguir, el problema de verdad viene cuando lo cargas con emociones sin las cuales no podrás continuar.

Para la rueda, respira, mira hacia atrás, tómate tu tiempo y observa el contenido de cada vagón que forma tu tren. Recién ahí, cuando tú creas sentir, podrás al fin avanzar y será hora de decidir!!

Mujer de acción

   Las palabras no se las lleva el viento. Quedan clavadas en tu mente con forma de incertidumbre e ilusión. Son pequeñas pinceladas de esperanza que, en muchos casos, no se llegan a cumplir. Y que pueden causar en la persona un sufrimiento mayor al de cualquier acción.

Sin embargo, la acción supone certeza. Es la orientación, errónea o acertada, hacia un camino del cual eres consciente y puedes, si lo deseas, volver atrás. Puedes saber que cuando una acción sucede, sea para bien o sea para mal, no te dejará indiferente.

Debes entender también el gran espacio que existe entre unas bonitas palabras y una prometida acción. Esos dos mundos, reales o fantasiosos, en los que tú decides vivir. Pero tan sólo eligiendo uno de ellos podrás ser feliz.

Yo ya decidí, no quiero ser una mujer de palabra, prefiero ser una mujer de acción. Y tú, ¿qué prefieres?

IMPORTANCIA DE LOS PEQUEÑOS DETALLES

Todo pasa. Pasan las horas... Pasan los días... Pasan los problemas… Pasan las personas…Y cuando vuelves a mirar el reloj ya es hora de tomar una nueva decisión. Pero… ¿Qué es decidir? Siete letras fáciles de escribir pero difíciles de conseguir. Guiarte por tu corazón y hacer caso a la intuición, para mí, esa es la mejor opción. Pues sólo ellos saben tu verdadera vocación.

Y si la duda sigue aun contigo, los pequeños detalles serán tus amigos. Esa milésima de segundo que te marca la diferencia… o  esa decisión instantánea que hace cambiar tu vida en un momento, sólo es parte de una consecuencia precedida por ese pequeño detalle que todos dejaron pasar, y que sólo tú conseguiste captar.

En definitiva, si un sueño quieres alcanzar, ve a por él sin mirar atrás. Usa siempre tu intuición para cualquier decisión. Y recuerda siempre la clave: la importancia del pequeño detalle.

cenicienta

Hubo una vez una joven muy hermosa que no tenía padres. La criaba su madrastra junto a sus dos hijas. La hijastra era quien realizaba los duros trabajos de la casa. Sus vestidos siempre estaban manchados de ceniza, por ello la llamaban CENICIENTA. Y mientras Cenicienta fregaba, su madrastra y hermanastras iban a la fiesta del príncipe. Ella lloraba y lloraba sabiendo que su sueño nunca se haría realidad.

Pero lo que Cenicienta desconocía era esa solución al mundo alternativo que le toca, esa evasión de la realidad, ese poder de la imaginación con el que se llega al más allá. Así es como, un día pudo recrear una nueva vida, paralela a la realidad, que le dejaba espacio para soñar y conseguir todo lo que hubiese querido adquirir. Esa nueva vida donde ella era la princesa del cuento, y donde el sueño más imposible, podría hacerse realidad.

He aprendido

He aprendido que la vida no es blanca o negra, que también existen los grises, pero que no todo el mundo es consciente de ello. Vivir en un mundo gris es sinónimo de sobrevivir.

He aprendido que la vida es un continuo día de Carnaval, en el que cada cual se calza su mejor disfraz para no ser reconocido. Y el mejor disfrazado, es el único capaz de poder vivir en paz.

He aprendido que la vida es una cadena compuesta por eslabones de pequeños detalles, si tú pierdes uno puedes seguir con normalidad pero, con la pérdida de varios, la cadena se viene abajo y el coste por arreglarla te sale mucho más caro.

En definitiva, he aprendido que para poder ser feliz en esta vida, tan sólo es necesaria la elección de un buen disfraz, de color blanco o negro,y una cadena formada por pequeños eslabones rellenos de ignorancia.

 

 

 

Urna de cristal

Creces en una urna de cristal, con príncipes y princesas a tu alrededor, y con asistentes que te saquen de un apuro si estás en problemas. Todo es felicidad y no te paras a pensar en ningún momento que todo puedo acabar. Todo principio tiene su fin, pero es decisión de cada uno el vivir en la ignorancia o prepararte para ello.

Entonces llega el día que todo se desmorona, que todas esas murallas que han ido creciento a tu alrededor se desploman en un segundo, y es entonces cuando ves la realidad. Esa realidad totalmente diferente a lo que te contaban en esas historias de fantasía, esa realidad en la que nada viene por casualidad y sin esfuerzo. Y es aquí cuando debes sacar esa fuerza desconocida hasta el momento por ti. Esa fuerza que olvidabas y que sólo sale en momentos límites.

Todo se ha ido abajo, pero algo te dice que tienes que aguantar y que contigo no van a terminar. Llegó el momento de fortalecerte, de reestructurar tu vida y empezar de cero. Rompe con todo y crea tu propia cajita de cristal para que nadie te pueda lastimar. Pero sólo lo conseguirás olvidándote del pasado y sin volver la vista atrás.

egoísmo

He llegado a aborrecer preguntas que no dan pie. ¿yo qué tengo que ver?¿yo que quieres que haga? cinco palabras usuales que escondes egoísmos habituales. Formas elegantes de decir: tus palabras no me importan  mí, respuesta para ellos no tengo y  yo problemas también padezco.

Pues bien, dejeme decirle a usted que todo el mundo necesita ser escuchado alguna vez. Aunque muchos de ellos no busquen solución sino simplemente contención. La medicina a esta situación son palabras que alivien el dolor. Y, muchs veces, el silencio con atención es, sin duda, la mejor opción.